Si está pensando en hacer una escapada al Valle del Alberche, y en concreto visitar la localidad de Burgohondo, seguro que será de su interés conocer los mejores rincones de nuestro municipio y su entorno. Aquí le hacemos algunas sugerencias de los lugares que le encantará captar con su cámara, cuando nos visite.

 

En esta sección, presentamos un pequeño mosaico de imágenes, que le mostrarán los sitios más especiales de este lugar.

 

El origen próximo de Burgohondo se sitúa en el S. XI, cuando Raimundo de Borgoña inicia la repoblación de estas tierras con gentes venidas principalmente de Galicia y Vascongadas.

 

El pueblo surgió al lado de la Abadía de Santa María, de canónigos regulares de la orden de San Agustín y sirvió para aglutinar en torno a él a todas las aldeas que surgieron en el valle durante la Edad Media.

 

 

 

"Posiblemente el mayor atractivo turístico de nuestro valle, sea nuestro río. El Alberche es un afluente del Tajo y por su margen derecha se nutre de las aguas purísimas del deshielo, procedente de las gargantas de la sierra de Gredos.

 

Es en su zona media, en el tramo de siete kmts recorre el témino municipal de Burgohondo; es aquí donde las aguas expresan todo su esplendor, haciendo posible la pesca de truchas, barbos, cachuelos, bogas... Con paciencia, en invierno, se pueden observar a las nutrias tomando el sol sobre alguna "lancha" de la orilla del río. Pero la principal característica del río a su paso por nuestra localidad es que al ubicarse en el tramo medio, la temperatura del agua se suaviza bastante en relación a los pueblos mas altos y la calidad del agua y su limpieza es infinitamente mejor que la de los pueblos mas bajos del río, haciéndolo ideal para la practica del baño y de los deportes de agua, sobre todo en época estival.

 

Es indiscutible que Burgohondo posee los mejores lugares de baño de toda la cuenca del Alto Alberche, su abundancia de agua y su cálida temperatura, convierten a esta localidad en un lugar optimo de montaña para pasar las vacaciones estivales".

 

 

Su situación geográfica le proporciona un microclima que favorece la producción de frutas, uvas y hortalizas de gran calidad, entre lad que destaca el melocotón, que ha conseguido recientemente un marchamo de calidad. El clima, las riberas del río, los frutales y el patrimonio histórico y cultural son la principal riqueza y los más importantes atractivos de esta localidad abulense.